Portada NZNoticias Abuso estatal en Nueva Zelanda durante 50 años es revelado tras investigación

Abuso estatal en Nueva Zelanda durante 50 años es revelado tras investigación

Al menos 250 mil sufrieron abusos en el sistema de atención estatal de Nueva Zelanda; según una investigación de la Comisión Real, se encontró que entre 1950 y 1999 las víctimas eran “las más desfavorecidas o marginadas”.

Un cuarto de millón de neozelandeses, bajo cuidados del Estado, sufrió algún tipo de abuso, según descubrió una investigación histórica, y se cree que el número real es mayor. La Comisión Real sobre el Abuso en la Atención Estatal está investigando el abuso histórico de niños, adultos jóvenes y adultos vulnerables por parte de instituciones estatales entre 1950 y 1999, así como en instituciones religiosas afiliadas, como orfanatos administrados por iglesias; es la Comisión Real más grande y compleja jamás emprendida en Nueva Zelanda, y ha estado plagada de problemas desde sus inicios, incluida la renuncia de su presidente, Sir Anand Satyanand, en sus primeros días.

El miércoles, la comisión publicó su informe provisional, que encontró que hasta 250 mil personas sufrieron abusos durante el período investigado. Un total de 655 mil pasaron por las puertas de orfanatos, hogares para personas con discapacidad e instituciones de salud mental, entre otros, durante el mismo período; hasta ahora, mil 900 sobrevivientes de abuso se han puesto en contacto con la comisión y esperan que miles más lo hagan, describiendo el alcance del abuso en la atención estatal como “significativo” y más de lo que se pensaba originalmente. 

Fuente: Getty Images

La comisión fue anunciada a principios de 2018 por la primera ministra, Jacinda Ardern, quien dijo que el abuso de niños por parte de instituciones gubernamentales era “inconcebible”: “esta es una oportunidad para confrontar nuestra historia y asegurarnos de no volver a cometer los mismos errores. Es un paso significativo hacia el reconocimiento y aprendizaje de las experiencias de aquellos que han sido abusados en el cuidado estatal ”, declaró Ardern.

Aquellos que con mayor frecuencia sufrieron abusos por parte del Estado fueron los “segmentos de la comunidad más desfavorecidos o marginados de la sociedad… en particular de los whanau [familia] maorí, familias del Pacífico, niños de entornos empobrecidos, personas discapacitadas y mujeres y niñas”.

La sobreviviente Annasophia Calman, le dijo a la comisión: “el abuso que sufrí durante el cuidado ha manchado mi vida entera”. Otro afectado, Mike Ledingham, dijo en una presentación que “no hay agua debajo del puente, el dolor sigue ahí. El obispo habló sobre el cierre, pero ¿cómo puedes tener un cierre cuando te despiertas teniendo una pesadilla?”. El informe encontró que muchos niños fueron sacados de sus hogares debido a problemas relacionados con la pobreza, pero fueron devueltos del cuidado estatal a sus familias gravemente traumatizadas. 

Los maoríes estaban sobrerrepresentados en el número de niños que ingresaban al cuidado estatal y en el número de quienes sufrieron abusos, y las “actitudes discriminatorias” de los funcionarios contribuyeron a ello, según el informe. Las personas con discapacidades también estaban sobrerrepresentadas en las estadísticas de abuso y atención estatal.

El abuso físico y sexual fue el tipo más común de abuso denunciado a la comisión, pero el abuso también incluyó el uso de medicamentos y actos médicos [terapia electroshock] como castigo, aislamiento y confinamiento solitario injustificados, registros sin ropa y exámenes vaginales inadecuados, abusos verbales, insultos raciales y “tratos crueles, inhumanos y degradantes”, así como negligencia generalizada.

Aquellos que se quejaron fueron silenciados o abusados ​​de nuevo como castigo, y la comisión también encontró intentos de encubrimiento activo. Los factores contribuyentes incluyeron la falta de investigación de antecedentes del personal, y la capacitación y supervisión deficientes de quienes ocupan puestos de autoridad. El informe dijo que debe leerse y digerirse a la luz de los casos continuos de abuso en el cuidado de hoy, incluido el hecho de que los niños maoríes continúan estando sobrerrepresentados en el sistema de cuidado estatal, lo que representa el 69% de los niños bajo cuidado estatal, y 81% de los niños abusados ​​en el cuidado, a pesar de representar solo el 16% de la población de cinco millones de Nueva Zelanda.

Glenis Philip-Barbara, comisionada asistente maorí para la niñez, dijo que los “devastadores” hallazgos reforzaron el llamado para el cierre gradual de las grandes residencias de cuidado y protección, y la eventual abolición de los cuatro centros de detención de justicia juvenil, “sería un error pensar que lo que sucedió en el pasado no sigue sucediendo hoy”, dijo Philip-Barbara, “las grandes instituciones residenciales corren el riesgo de causar más daño que bien a los niños… la magnitud del daño infligido a los niños y otras personas bajo el cuidado de organizaciones que supuestamente debían cuidarlos es impactante, pero aún puede subestimar el alcance total del daño. ”

Chris Hipkins, el ministro del servicio público, dijo que el informe era una “lectura difícil”, “el informe… muestra la enormidad de abuso y trauma que ha ocurrido. El dolor y la angustia que se ha causado en la historia de Nueva Zelanda son imperdonables ”, dijo Hipkin, “los sobrevivientes nos han dicho que les resulta difícil navegar por los diferentes procesos de reparación operados por agencias estatales, y estamos explorando si es posible un solo punto de entrada para reclamos históricos”.

El costo económico del abuso a nivel individual se ha estimado en más de NZ$ 800,000 (£ 420,000) por persona, y la comisión encontró que había “habido más abuso de lo que se pensaba” y que nunca se sabría el verdadero costo, debido a lagunas en los datos y registros oficiales, así como a la renuencia de los supervivientes a presentarse. El costo total del abuso para la sociedad y las personas entre los años 1950 y 2019 fue de 217 mil millones de dólares neozelandeses, encontró la comisión. En gobiernos anteriores, las denuncias de personas bajo el cuidado del estado sobre abusos fueron manejadas por el Ministerio de Desarrollo Social, un arreglo que la Comisión de Derechos Humanos criticó por carecer de independencia y ser “humillante y prolongado” para los sobrevivientes.

Annasophia Calman y su abogada. Fuente: The Guardian

Annasophia Calman debe testificar en público sobre una infancia destruida a manos de su padre y el Estado; come huevos revueltos con tostadas y camina de un lado a otro por el pasillo fuera de su habitación de hotel, “mi hija llamó y me dijo: ‘mamá, estoy muy orgullosa de ti. Finalmente lo vas a hacer. Se acabará para ti “, dice Calman, “pero sabía que no había terminado hasta que realmente lo hice”. Calman, una abuela de prolijos cabellos grises y blusa de flores, fue uno de los casi 30 testigos llamados a declarar en las primeras audiencias públicas de la investigación nacional más grande de Nueva Zelanda. 

En una conferencia con la prensa, Anna cuenta su historia, y comenta que su verdadero nombre de nacimiento era Margaret Ross. La historia que cuenta Calman es la peor imaginable: golpeada por su padre, violada en casa, comió de los cubos de basura para sobrevivir; se sintió traicionada porque los trabajadores sociales que sabían de la situación de su familia no se la llevaron. Cuando lo hicieron, las cosas no mejoraron: sufrió abuso y violación en hogares de acogida y fue agredida sexualmente por una monja. Los efectos en su vida fueron catastróficos. “Mi edad adulta está comenzando ahora. No recordaba mi edad. Ahora lo hago ”, dice Calman, de 62 años,“ todo fue tomado, no sé quién soy realmente “.

Artículos relacionados

Comente